EL DECO-TABURETE DE HOY: 5 consejos para caldear el estilo industrial

Madera, metal y piel: este es el trío imprescindible del estilo industrial, muy de moda en los últimos años. Inspirado en fábricas y talleres en desuso transformados en lofts, este estilo urbano tiene códigos bastante precisos. 

Las paredes y los suelos están hechos de materias primas y en su propio jugo: hormigón, ladrillos, piedras, vigas de acero. En cuanto a los muebles, la elección son muebles grandes, en cuero patinado, madera bruta o encerada, metal cepillado, acero negro.


Las luminarias metálicas sobredimensionadas, suspensiones y lámparas de pie articuladas, completan el ambiente industrial.

Este estilo agradable, que le da un poco de espíritu neoyorquino a un interior, se puede replicar en todas las habitaciones. Pero a veces este estilo puede parecer un poco frío, por sus materias primas y todo ese metal, por eso te traigo 5 consejos que seguramente calentarán un estilo industrial.

1.- Agrega muebles antiguos al estilo industrial

¿Eres un Aficionado a los mercadillos, un feliz heredero de los muebles del abuelo o un asiduo a las subastas? Entonces seguro que dispones de muchísimos muebles que se pueden integrar en el estilo industrial:

Sitúa un sillón Voltaire tapizado en terciopelo rojo marca el tono de una zona de estar o un antiguo meridiano de madera dorada patinada: Crearás un cálido rincón de lectura en tu dormitorio o salón.


Recuerda que para evitar el efecto excesivo evita yuxtaponer un sofá de cuero con dos sillones de cuero. Opta por combinar diferentes sillones tanto en material como en tejidos, para crear contraste y color.

2.- Añade un toque de color

En general, el estilo industrial consta de tres colores principales: marrón, negro y gris. Para calentar esta armonía de colores tan minerales, agregue toques de colores brillantes: un sillón amarillo curry, un kilim en tonos rojos, un estante azul real … Tienes mucho en donde escoger.  

Estos toques de color aportarán alegría, brillo y calidez a la decoración industrial.

3.- Cuelga obras de arte

Escoge una pared entera y diviértete componiendo un conjunto de obras heterogéneas: litografías antiguas, obra gráfica, lienzos de colores … Lo principal es aportar color y claridad con estas obras, y hacerlo a tu estilo. No busques a toda costa las obras del mismo estilo artístico, sino que céntrate, por ejemplo, en los pintores estadounidenses del siglo XX, sea cual sea su estilo.

4.- Juega con los tejidos

Alfombras, cojines, mantas, sillones u otomanas: hay innumerables formas de jugar con los tejidos

Los tejidos permiten aportar suavidad y calidez al estilo industrial sin distorsionarlo. La única excepción: las cortinas, que nunca forman parte de la gama de este estilo.

Al elegir tejidos texturizados y colores suaves, como verde agua, crudo, amarillo, azul claro, crearás un ambiente acogedor mientras conservas las notas específicas del estilo industrial. Evite las telas marrones o grises, que opacarían el conjunto sin aportar claridad y color.

5.- Coloca plantas

Las plantas verdes son una excelente manera de aportar frescura y color a un interior de estilo industrial. No dudes en yuxtaponer varias plantas de diferentes alturas, jugando con la forma y el color del follaje. Coloca las plantas en maceteros de cerámica blanca para darle un toque de brillo.


El estilo industrial puede ser muy bonito, como puedes ver en estas fotos, siempre que le agregues algunos elementos personales y coloridos.

Deja un comentario