¿Cómo amueblar una cocina pequeña? Algunas opciones inteligentes de colores, materiales y muebles.

Tener una hermosa cocina capaz de reflejar su carácter y pasiones es el sueño de cualquier adepto a la decoración personalizada. 

La cocina es el corazón palpitante de la casa, el lugar donde se reúne la familia y donde pasan agradables momentos de relajación. 

Muy a menudo, sin embargo, el tamaño de la cocina se limita o se reduce a lo esencial y poder colocar todo lo que necesita en ella puede convertirse en una tarea difícil. No te preocupes, te traemos soluciones para amueblar una pequeña cocina aprovechando al máximo todos espacios.

Para hacer que una pequeña cocina sea habitable, funcional y completa, el secreto es elegir colores adecuados, muebles multifuncionales y seguir algunos pequeños consejos.

La elección de colores

Lo primero a elegir es el color de las paredes. Para habitaciones pequeñas, colores oscuros definitivamente deben prohibirse. Recomendamos utilizar color blanco, que puede dar más espacio y brillo al ambiente. Las variaciones alrededor de este color también están muy de moda, como el blanco nieve, el blanco cremoso y el blanco hueso.

Si te gusta el blanco, también puedes utilizar este color para muebles y complementos: el blanco aporta una gran amplitud y elegancia y se adapta a cualquier tipo de decoración. 

Para el suelo, en cambio, puede resultar útil el uso de baldosas cuadriculadas, este patrón geométrico genera un efecto óptico capaz de dar profundidad al entorno. 

De lo contrario, opta por un parquet o un laminado (ahora muy de moda) muy ligero: iluminará la estancia y al mismo tiempo, dará sensación de calidez a la cocina.

La elección de materiales

La elección de materiales es muy importante. Nuestro consejo es privilegiar materiales como la madera clara, posiblemente asociados al acero o al vidrio. 

Por lo tanto, puede asegurarse de que su cocina sea luminosa y cálida con un resultado final impresionante.

La elección de muebles

Para aprovechar al máximo el espacio, elija muebles que sean funcionales, no demasiado voluminosos y que se abran fácilmente. 

Si no está demasiado desordenado, también puede optar por armarios de pared abiertos, para que el efecto final sea más ligero.

Aprovecha las alturas colocando estantes en lugares libres de la pared.  ganchos para utensilios también son una buena idea, ya que te permiten colgar accesorios de tu cocina a plena vista.

Mesas y sillas

Cuando la cocina es muy pequeña, la mejor opción es una mesa retráctil que pueda abrirse cuando sea necesario y mantenerse cerrada cuando no esté en uso. Otra solución para ahorrar espacio es sustituir la mesa por una barra: cumple la misma función y también se puede utilizar como encimera.

También existen en el mercado soluciones extensibles que combinan diseño y practicidad, como son las consolas que ocupan muy poco espacio y pueden transformarse en una gran mesa si es necesario.

Para asientos, nuestro consejo es que prefieras sillas plegables, prácticas, ligeras y no engorrosas. También son excelentes taburetes que, cuando no se usan, se pueden colocar debajo de la mesa y no ocupan espacio vital.

Electrodomésticos adecuados

En una cocina, por pequeña que sea, al menos hay que encontrar espacio para un frigorífico, una placa y un fregadero. Estos son dispositivos imprescindibles pero es recomendable comprar pequeños: hoy en día existen en el mercado muchos “mini mode” capaces de ofrecer un rendimiento excelente. 

Cuando se trata de cocinar alimentos, dos fuegos pueden ser más que suficientes incluso si eres un ávido cocinero. También es útil una placa de inducción o eléctrica. 

El horno tradicional es, por el contrario, más voluminoso, por lo que puedes optar por un pequeño horno eléctrico o microondas, que consume menos y permite preparar cualquier plato. 

Si el tamaño de la cocina no te permite caber un frigorífico grande, no te desesperes y opta por min-ineveras, quizás para empotrar debajo de la encimera. Aunque son de tamaño pequeño, estos refrigeradores tienen todo lo que necesita, incluido un congelador.

Fregadero

Gracias a accesorios, podemos optimizar el espacio que ocupa nuestro fregadero, haciéndolo multifuncional. 

Las tablas de cortar empotradas, por ejemplo, pueden convertir el fregadero en una práctica encimera si es necesario. También son muy útiles las cestas para poner en el fregadero, para escurrir verduras o platos.

Iluminación

Una cocina luminosa parece más grande y menos apretada. Elija una iluminación natural e intensa. Coloque varias lámparas en diferentes lugares de la habitación, para que el ambiente le parezca agradable y acogedor. 

A menudo, la lámpara de araña por sí sola no es suficiente, recomendamos mejorar la iluminación de la cocina con tiras de LED debajo de armarios altos, que permiten iluminar las sombras y trabajar con más practicidad.

Las soluciones para la explotación inteligente de todos espacios son infinitas. Con un buen diseño y algunos pequeños consejos, ¡incluso su pequeña cocina se volverá elegante!

Deja un comentario